San Clemente del Tuyú

San Clemente del Tuyú es la primer localidad balnearia del Partido de La Costa, en la Provincia de Buenos Aires, ubicada a 309 km de la Ciudad de Buenos Aires. Se la conoce habitualmente por Mundo Marino, el oceanario más grande de Latinoamérica por cierto; Termas marinas Park y, por supuesto, sus playas y sus dunas. Pero más allá del mar, existe una ciudad y su gente, que permanece viva durante todo el año y no sólo en épocas de verano.

San Clemente es una ciudad tranquila, con alrededor de 13.000 habitantes, con un estilo que se repetirá en la mayoría de las otras ciudades balnearias del partido, con edificios de altura frente a la costa, algunos dispersos por la ciudad, y en general construcciones de no más de dos o tres plantas; un centro comercial entorno a unas pocas cuadras del mar; y luego un tranquilo barrio de clase media y media baja.

San Clemente es el lugar ideal para “la familia”, en especial con chicos pequeños. La ciudad cuenta con gran cantidad de locales de entretenimiento y juegos para chicos y pre-adolescentes. Tanto en días de sol como en días de lluvia, la diversión está garantizada. La calle comercial de San Clemente, paralela a la costa, cuenta con variedad de restaurantes, pizzerías, bares y confiterías. Hay bancos, negocios variados, regalarías, tiendas de ropa y hoteles a cada paso. San Clemente lo tiene todo.

Caminando un par de cuadras opuestas al mar, la tranquilidad se siente aún más, hay varias plazas donde poder llevar a los más pequeños. Las calles son pulcras y agradables, y durante el año, algo desoladas en algunos sectores, lo que brinda una paz inmensa.

El mes ideal para conocer esta bella localidad es durante Diciembre, antes de la llegada de los turistas de verano, tanto por el clima agradable como por la tranquilidad del lugar, lo que nos permite disfrutar y conocer con mayor profundidad la ciudad.

Si de sol y arena se trata, las playas de San Clemente son ideales, sus aguas son tibias y de bajo oleaje, el viento es moderado, y las tardes en la playa son un verdadero regalo de la vida para el visitante.

Para los que buscan un lugar con menos gente, a 14 kilómetros del centro, tenemos Punta Rasa, una verdadera reserva natural imposible de no visitar, lugar de práctica de kitesurf por excelencia, y el punto inicial de la costa atlántica argentina. La noche en San Clemente termina tarde, en especial lo fines de semana, y la “familia” no tendrá tiempo de aburrirse. Lo chicos en los juegos, los grandes en alguna confitería tomando un buen café, todo es posible en esta linda ciudad.

Para hacer completa nuestra visita, tenemos desde luego Mundo Marino, Termas Marinas Park y la Tranquera López para los amantes de la pesca. En las Termas Marinas, pueden animarse a subir a un faro de más de un siglo de antigüedad, y contemplar desde lo alto la unión del mar con el Río de la Plata. Una vista imperdible desde ya.